Logo de entrada

Te invitamos a celebrar
los primeros cincuenta años
de la Secundaria Técnica No. 2

:: Invitación al 50 aniversario ::

:: Fotografías ::

:: Historia de la fundación ::

:: Mi secundaria ::


Historia de la fundación de la escuela Secundaria Técnica No. 2

Todas las personas que son parte de la Historia de la Escuela Secundaria Técnica N° 2 “Enrique Rodríguez Cano” –antes llamada en sus primeros años de vida: Escuela de Artes y Oficios o Escuela de Enseñanzas Especiales N° 33 o también conocida Escuela Secundaria Técnica y Comercial N° 33– son importantes, por eso hoy les recordamos rindiéndoles este gran homenaje.

El próximo 5 de febrero del 2005, nuestra Escuela cumplirá 50 años de haber sido fundada, por lo cual les contaré quienes fueron sus personajes mas importantes en sus inicios y como dejaron testimonio de su labor dentro de ella. Comenzaremos con el primer Director de la Escuela, el profesor Tomás Gallegos Viñas quien era originario de la villa de Tamiahua. Estudio en la Escuela Normal Veracruzana de la ciudad de Xalapa, donde se recibió de maestro de primaria. Más adelante, por logros propios, se convirtió en inspector escolar de la zona de Tantoyuca, por los años cuarenta.

El profesor Gallegos Viñas siempre participó en situaciones y cuestiones que eran benéficas para la ciudad y puerto de Tuxpan a donde llegó mas tarde y de la cual fue Presidente Municipal y Diputado a la Legislatura del estado de Veracruz; estuvo también al frente de un Comité el cual tuvo la responsabilidad de distribuir víveres a los damnificados de la inundación que afectó a Tuxpan en el año de 1955. Uno de sus logros más importantes como profesor, fue el haber tenido la gran idea de fundar la Escuela de Artes y Oficios, hoy en la actualidad, Escuela Secundaria Técnica N° 2, inquietud que venia teniendo desde muchos años atrás. Un día, se propuso hacer de este sueño una bella realidad, así empezó a tocar puertas y hablar con la gente que él creía le podían ayudar en sus planes a favor de la educación, entonces recurrió a tuxpeños radicados en la Ciudad de México. De quién se acordó primero fue de su ex alumno Enrique Rodríguez Cano, a quien le había dado clases en la escuela cantonal “Miguel Lerdo de Tejada”, por los años veintes y de la cual el profesor había sido Director en ese tiempo. Así es como, en agradecimiento al profesor Gallegos Viñas y a todos los demás profesores que le brindaron los conocimientos básicos en sus primeros años de estudiante, Rodríguez Cano, que ya era todo un personaje en el ámbito de la política mexicana, visitó el puerto de Tuxpan y acudió al llamado que le hiciera su antiguo profesor, éste le platico los planes que tenia y le pidió le diera forma a su idea de hacer una nueva escuela en esta ciudad. A los pocos días de aquella visita, Rodríguez Cano vuelve a Tuxpan y le trae la solución a su problema, pero antes le pide al profesor Gallegos Viñas, busque la participación de la comunidad tuxpeña y así es como se logra estructurar un primer patronato pro construcción de la futura escuela; sé logran organizar muy bien y se levanta ese día un acta constitutiva señalando los asuntos más importantes para echar a andar dicha institución y en la cual participan también: Don Germán Granda, Lucano Castillo y por parte del Comisariado Ejidal La Ceiba: Don Fidencio Cruz Cruz, don Felipe González Trejo, el profesor Ángel Bernardo Méndez, Pedro De la Cruz y Jesús Zavala. Mas adelante el Comisariado Ejidal de la “La Ceiba” donó el terreno donde se construye la escuela. Ya iniciado el proyecto, se da la participación de Rodríguez Cano quien logra conseguir un donativo inicial de parte del Departamento de Bienes Nacionales por la cantidad de $50,000.00 pesos y lo canaliza por medio del Ayuntamiento Municipal, estando a cargo de la presidencia municipal el mismo Gallegos Viñas. Así se inician los primeros trabajos de construcción; luego don Álvaro Lorenzo Fernández, qué era el Superintendente de Petróleos Mexicanos en la Barra Norte, aporta una cantidad semejante, con esas primeras aportaciones se empezó a construir la escuela. Luego se agotó el dinero y quedó la obra paralizada, tardó unos meses hasta que nuevamente se reunieron fondos y se volvió a echar a andar la obra.

El arquitecto que se encargo de hacer los planos y la construcción de la escuela fue Francisco Rodríguez Cano, él fue el que diseño el primer edificio y así se construyo la primera ala del mismo. En aquel entonces, en Tuxpan nada más existía una escuela, que era la Escuela Secundaria “Manuel C. Tello” y cada año que pasaba, una mayor cantidad de estudiantes de escasos recursos económicos quería estudiar la secundaria y no encontraban otro lugar, por lo que se necesitaba crear una nueva escuela, de otra manera tenían que salir de su lugar de origen para estudiar, muchas veces a la Ciudad de México, al puerto de Veracruz o Xalapa, y la verdad de las cosas, no tenían dinero para hacerlo y mucho menos para vivir tan lejos de sus casas y de sus familias, por eso surge esta gran idea del profesor Tomas Gallegos Viñas, crear una escuela y darle acceso a la educación a todo el pueblo en general, creando así, en aquellas aulas y talleres, ciertos oficios, para que en caso de que el joven que no tuviera oportunidad de seguir estudiando al menos pudiera capacitarse en dicha institución y luego trabajar de manera provechosa en talleres y oficinas de esta ciudad, fue por eso que se integraron a la Escuela de Artes y Oficios los Talleres de Mecanografía, Costura, Carpintería y Mecánica.

Las Primeras Inscripciones

Las inscripciones que se hacen para entrar a la Escuela de Artes y Oficios son en la casa del profesor Tomas Gallegos Viñas, éste vivía en la calle de 5 de febrero esquina con González Ortega, mejor conocida como la Calle de las Paralelas y sería la primer secretaria de la escuela, Guadalupe García Hernández. De esta manera las oficinas estuvieron instaladas momentáneamente en el centro de la ciudad y los primeros alumnos se enteraron que se abría una nueva escuela en Tuxpan por medio de los periódicos “La Tribuna” y “El Sol de la Huasteca” y de la estación de radio XETL del señor Calixto Almazán Barrón y por unos volantes que manda a imprimir el profesor Tomas Gallegos Viñas para promover esta institución escolar, indicando en dicha volante que se impartirían cursos de Secretariado, Mecánica, Costura y Carpintería. Después en el mes de mayo llegan varios camiones al plantel, enviados por Rodríguez Cano de la Ciudad de México, trayendo consigo veinticinco máquinas de coser y veinticinco máquinas de escribir de la marca Rémington, recién desempacadas y nuevecitas para ser ocupadas por la primera generación de alumnos. La primera maestra de Costura sería Alicia Ochoa, de Mecanografía sería Irene Rivera Larios y en Carpintería Francisco Garcés Contreras.

Los Primeros Alumnos de la Escuela de Artes y Oficios

El primer alumno en inscribirse fue Francisco Jiménez Barrios y junto con José Luis Ochoa Vázquez y Hugo Quintero Hernández recibieron las primeras clases el 13 de junio de 1955 a las 8:00 de la mañana, el primer maestro en dar dicha clase fue Ignacio Cruz Hernández quien les impartió la materia de Matemáticas, después tuvieron clases de Español con la maestra Margarita Rodríguez Ollervides y otras clases mas.

Existe cierta confusión sobre la fecha de la Fundación de la Escuela, la fecha oficial como lo marca la placa conmemorativa fue el 5 de febrero de 1955, es decir se fundó el edificio de la escuela, sin embargo no se contaba con un presupuesto autorizado para pagarle a los trabajadores, después se hicieron los tramites correspondientes y por eso las clases comenzaron meses despues.

Los nombres de los otros primeros alumnos son: Dora Alicia Blasco Sánchez, Socorro García Cruz, María De Jesús Socorro Oliva Cruz, Angélica Ramos Salazar, Rosa Elvira Román Zamora, Guillermina Juárez Salvador, Irene Sobrevilla Vicencio, Mónico González López, Arturo Cobos Santos, Francisco Ortiz Melchor, Tomas Ovando Cruz, Romeo Valdez Navarro, Regino Hernández García, María del Carmen Villalobos Rivera, José Luis Ochoa Vázquez, Baldelamar Barra Rocha, Armando Alonso Zumaya, Jesús Melchor López, Manuel Lugo Garcés y Serafín Damián Jiménez. Hubo otros grupos, el de Mecánica y Costura y carpintería que se crearon mas adelante y en donde estudiaron los alumnos: Zoila Pastrana, la primer abanderada de la Escuela de Artes y Oficios, Areli Gómez Olivera, Victoria Estrada, Hugo Quintero, Elsa Jonguitud, Rogelio Hernández y otros jóvenes mas que iban a capacitarse para aprender un oficio.

El trayecto que tenían que hacer aquellos primeros alumnos para ir a la escuela, era por la orilla del río, en aquellos primeros años había una sola ruta, con dos camiones, que llevaban a los trabajadores de Petróleos Mexicanos a la Barra Norte, por lo que tenían que correr muchas veces para alcanzar alguno de esos camiones porque sino había que irse a pie y regresarse también a pie. A los alumnos les cobraban 10 centavos el pasaje, uno de los chóferes era muy simpático, le decían Pepe Villa, ya que había sido revolucionario. No iba ningún otro transporte por aquellos rumbos, porque aquello era puro monte, nada mas estaba la carretera a la playa. A veces, también tomaban el camión, enfrente del mercado o a la altura de la casa de doña Pepa Cano de Carús. Se podía ver a la orilla del río, muy temprano a hombres y mujeres ahumando y cociendo pescado, en ese tiempo Tuxpan era un lugar muy tranquilo para vivir y en donde todo mundo se conocía.

El Primer Director Oficial de la Escuela.-

De manera provisional se hace cargo de la Dirección de la Escuela de Artes y Oficios, el profesor Tomas Gallegos Viñas, pero por asuntos personales y múltiples ocupaciones, el profesor no podía seguir al frente de la escuela, por lo que en el mes de septiembre de 1955 llega a Tuxpan, el primer Director oficial de la Escuela de Artes y Oficios: el profesor José Pineda López, quien nace en el 23 de abril de 1921 en la ciudad de Juchitán, Oaxaca. Inicia su labor como docente en su tierra natal el 16 de marzo de 1944, trabajando unos años también en la Prevocacional de la ciudad de Puebla, donde conoce como alumno al joven Luis Peternell Mena y años mas tarde se lo vuelve a encontrar en Tuxpan en 1957, pero ya como profesor de contabilidad en la Escuela de Artes y Oficios.

A los alumnos les agradaba mucho como era el profesor Pineda López, era una excelente persona, muy humanitario, quería mucho a sus alumnos, trataba que siempre tuvieran lo necesario para asistir a clases, si les faltaba algo él se los proporcionaba. Cuando iba a su tierra, les traía siempre algún regalo. En ese tiempo que estuvo de director de la escuela entraron a trabajar los alumnos: Mónico, Paco, Tomás, Arturo, María de Jesús Socorro y Regino. El profesor Pineda López era muy entusiasta en todo, vivía a un costado de la escuela en una casa de madera y tenía de vecina a doña Elvira Olivera Peralta, esposa de un taxista muy conocido en Tuxpan en aquellos años: don Elpidio Gómez. Doña Elvira le hacía de comer al medio día a los profesores y muchachos que se quedaban y le ayudaban en la cocina; se sentían con la misma confianza como si estuvieran en sus casas. La mayoría de las veces se quedaban todo el día en la escuela, porque tenían clases en la mañana y en la tarde y no les daba tiempo de ir a sus casas. Más adelante, doña Elvira entraría a trabajar a la Escuela de Artes y Oficios.

Siempre le preocupó al profesor José Pineda López los grandes eventos, como por ejemplo no le gustaba dejar pasar inadvertido ningún acto cívico. Cuando llegó a Tuxpan, casi obliga a muchos directores de otras escuelas a que asistieran con sus alumnos a los actos cívicos que se hacían en el Parque de la Bandera y en el Parque Hidalgo y aunque parezca extraño en aquel entonces nadie asistía a estos eventos tan importantes en el municipio y de ahí surge la idea de formar la primer banda de guerra de la Escuela de Artes y Oficios. Para entonces el profesor Pineda López impone a todos los alumnos la responsabilidad de ir a izar bandera en todos los actos cívicos que se hacían en la ciudad, iniciando primeramente estos eventos en la escuela a las seis de la mañana.

Los integrantes de la Primera Banda de Guerra, muchas veces se quedaban a dormir ahí mismo en los salones de clase, una noche antes del desfile y al otro día el profesor Pineda López los mandaba a la casa de doña Elvira quien les preparaba un sabroso desayuno, por eso los muchachos siempre le respondían y participaban con gusto en las ceremonias que se hacían en Tuxpan.

El Día del Cartero.-

La idea de festejar el día del cartero, surge a iniciativa del profesor Pineda López ya que tenía muy buena amistad con el jefe de la oficina de correos en Tuxpan, quien era don Gabino Rodríguez y se llevaba muy bien con don Teófilo García y don Nemesio Cabrera. Así empieza a darse una amistad entre los empleados de correos, profesores y alumnos de la Escuela de Artes y Oficios. Por eso el día del cartero se festejaba en esos días en el patio de la escuela, los profesores participaban cooperando haciendo alguna barbacoa o alguna chicharronada. Se leían algunos poemas, otros alumnos más cantaban o preparaban algún número especial para esa fecha. En otras ocasiones el festejo era muy sencillo pero muy significativo. Ese día del cartero muy temprano el profesor Pineda López comisionaba al cabo e instructor de la banda de guerra de la escuela, el señor Artemio Galván, para que fuera con los muchachos a la oficina de correos y les tocaran en su día la diana que se toca en el cuartel militar muy temprano como si fueran las mañanitas.

Historia de la banda de guerra.-

Sabiendo de la necesidad de que la escuela tuviera una banda de guerra, el profesor Pineda López solicitó un elemento de la 19 Zona Militar para que fuera el instructor en la Escuela de Artes y Oficios y le tocó la fortuna de ser escogido para dicho cargo, al cabo Artemio Galván García; lo mandó el capitán y jefe de compañía, el teniente Ramón García Sancho. Así se inicia la historia de una de las mejores bandas de guerra de Tuxpan en ese tiempo. Ya estando trabajando en la escuela bajo el mando del cabo Artemio Galván García, aquellos muchachos les tocaron aprender alrededor de doce o catorce distintas marchas militares, después fueron grabados en la estación de radio XETL a solicitud del profesor Pineda López. Mucho influyó para que esta banda de guerra destacase y fue principalmente por la disciplina escolar implantada. En un inició el alumno Mónico González fue el corneta de órdenes, después lo fue Romeo Valdez, tocaban como cualquier militar, también Paco Jiménez y José Luis Ochoa aprendieron con mucha facilidad a tocar el tambor. El uniforme de la banda de guerra era de dos colores: la camisa era azul y el pantalón blanco, después el director les obsequió un sweater color café. Años mas tarde hubo un alumno llamado Noé Cuervo Sedano, que destacó en la banda de guerra como corneta de órdenes, cuando salió de la escuela continua sus estudios en el Heroico Colegio Militar y le tocó la distinción y fortuna de ser el corneta de órdenes nuevamente y actuar como tal en varias ocasiones en los patios de la Cámara de Diputados a donde asistió en múltiples ocasiones el Presidente de la República. Los integrantes de aquella banda de guerra de la Escuela de Artes y Oficios, tuvieron varias experiencias muy agradables, ya que les tocó, por ejemplo la distinción de ser invitados a la capital del Estado de Veracruz, para participar en un acto cívico muy importante en la Escuela de Enseñanzas Especiales de la Ciudad de Xalapa, estando ahí presente como invitado especial el señor Presidente de la República, que en ese entonces era don Adolfo Ruiz Cortinez, ya que la banda de guerra de nuestra escuela era considerada como la mejor de la región; dicha banda de guerra cuando iniciaba un desfile, lo hacia con gran garbo con toda la comitiva escolar, desde las instalaciones y al final de cada cotejo, nuevamente bien organizados regresaban a la escuela, todos bien formados y en orden, haciendo ya al final honores a la bandera, para que al término de todo acto, la metieran en su nicho y hasta después rompían filas para retirarse a sus casas todos los alumnos. Había también otra banda de guerra; la de las mujeres, que utilizaban muy poco, sólo para los actos oficiales de la misma escuela y en algunas ocasiones en los desfiles escolares del puerto, ya que la banda de guerra de los muchachos de la Tello iban a escondidas, entre los predios, a escuchar las marchas que tocaban, para luego sacarlas ellos también en los desfiles.

Un día vino a Tuxpan el Ing. Saúl M. Peralta de la Ciudad de México, quien era jefe del Departamento de Enseñanzas Especiales. Ese mismo día se debeló una placa con el nuevo nombre de la escuela, quedando como: Escuela de Enseñanzas Especiales N° 33, ahí mismo participó la Banda de Guerra. En otra ocasión mas, vino el Secretario de Educación Pública, el señor Jaime Torres Bodet quien fue recibido por todo el alumnado, quienes le agradecieron tuviera la gentiliza de estar ahí presente en la Escuela de Enseñanzas Especiales N° 33.

Las Competencias Deportivas.-

La Escuela tuvo siempre la fortuna de sobresalir en todas las actividades que se hacían en Tuxpan; en aquella época el profesor Amado Zamora era el encargado de impartir la materia de Educación Física; siempre fue muy dedicado en la cuestión deportiva y constantemente les daba las orientaciones necesarias a los muchachos cuando competían contra otras escuelas; se tenían equipos de Fútbol, Básquetbol, Volibol, e incluso Béisbol. Se hacían unos encuentros muy buenos en contra de la Escuela Secundaria “Manuel C. Tello”, eran los partidos de más garra. Ahí mismo en la escuela los alumnos con mucho esfuerzo, con carretillas y pala en mano lograron acondicionar aquel primer Campo de Fútbol en los propios terrenos de la escuela. Los primeros alumnos tuvieron el apoyo de las siguientes generaciones. Los integrantes de aquel primer equipo de fútbol eran de distintos grados, por ejemplo el portero era Ovando, jugaba también el “Tamiahua”, Emilio Saquí, Samuel González conocida como el “Chame” quien posteriormente jugaría en el Veracruz y el Madero en la Primera División del Fútbol Mexicano, Fidencio González alías “La Mucura”, Martín Rivera Montes, Sadot Quintero, quien actualmente es Piloto Aviador y otros muchachos mas que integraron este glorioso equipo.

Los Primeros Maestros

El Profesor Ignacio Cruz Hernández sería el primer Profesor de matemáticas, Agustín Aguirre Aguirre, les daría clases de inglés, después llegaría el Profesor Gregorio Pérez; el profesor Gallegos Viñas daba clases de español, el profesor Guillermo Galván impartía las clases de geografía, el Licenciado Luis López Casanova le tocaría impartir las clases de Civismo, el doctor Jorge Rocha Cuervo les daba Conferencia de Higiene, mientras que el Maestro Juan Mecátl Montiel les impartía lecciones de Educación Musical, de la misma manera la Profesora Irene Rivera Larios, impartía las clases de Taquimecanografía y el Contador Luis Peternell Mena les explicaba los temas en la materia de Contabilidad.

La música les gustó siempre al primer grupo que egreso de la escuela y el profesor Juan Mecátl Montiel siempre los motivó y les dio la oportunidad de participar en algunas ocasiones para cantar en festivales escolares. A quienes les gustó mucho el canto fue a Dora Blasco y a Rosa Elvira Román quienes descubrieron por primera vez lo que era en sí el canto, ya que no sabían nada de música y el profesor Montiel las motivo para que aprendieran y en la graduación cantaron “El dúo de los Paraguas”.

El profesor Juan Mecatl Montiel llegó a Tuxpan en 1924, él tenía veinticinco años de edad ya que nació en 1899 y entonces vino como organista a la Iglesia Parroquial y enseguida lo llamaron para dar clases de piano y es que las familias distinguidas de esta ciudad, en aquella época, todas contaban con un piano en sus casas, no había televisión, entonces el piano era común en las casas y él desde entonces fundó su Academia de Música y se dedicó ala enseñanza con la que logró una trayectoria muy importante y además su trabajo fue reconocido. Cuando se iba a fundar la escuela, Enrique Rodríguez Cano, lo tomó en cuenta para que él se encargara de la Educación Musical y así entró en la plantilla de los primeros profesores. La profesora María Luisa Montiel hija del profesor Montiel, siempre que podía le ayudaba a su papá, sobre todo con los coros, mientras ella tocaba el piano, él dirigía los coros y también le ayudaba en los concursos de canto que se hicieron en un principio, hubo también concursos de Oratoria y Declamación en los que destacaron varios alumnos. Los concursos de Declamación en la Escuela de Artes y Oficios eran organizados por el Director, la premiación era producto de la cooperación que hacían todos los maestros. Otros de los aspectos en los que destacó la escuela fue, en la organización de eventos especiales, porque en los inicios de la fundación, el Director Pineda López trajo entre otras personalidades, a Mercedes Caraza, que en aquel tiempo gozaba de una fama extraordinaria, puesto que era la Soprano número uno de México y había triunfado en el extranjero. Mercedes Caraza era cantante de opera, tenía un voz preciosa y vino a Tuxpan porque era muy amiga del profesor Pineda López. Ese día que se presento en la escuela, fue Invitada de Honor y le dieron un premio muy especial, fueron todas las autoridades de Tuxpan a la presentación de tan distinguida personalidad que nos visitaba. Al profesor Gregorio Pérez le toco la fortuna de presentarla y como distinción darle las palabras de bienvenida; en ese entonces era Subdirector de la escuela, el profesor Ángel Saqui Del Ángel, el gran orador, el hombre hecho palabra en los eventos sociales y culturales con la revista Guía, la mandolina que hacia sonar con habilidad y el don de la amistad que tenia eran atributos de este querido maestro, un señor maestro y quien mas adelante llegaría a ser el segundo director oficial de la escuela.

Fue Francisco Jiménez Barrios y Romeo Valdés quienes se distinguieron en oratoria y en declamación en los primeros años.

Francisco Jiménez además participó en las zarzuelas que se organizaban en la escuela, llegando a interpretar “ el brindis del Bohemio” en el Día de las Madres.

El profesor Guillermo Galván quien les daba Geografía, era un tipo muy alegre y campechano, además de su gran pasión por la pesca, vivía en Cobos y era Director de la Escuela Primaria “Minerva” de esa comunidad. Era un maestro muy agradable y fue presidente del PRI en Tuxpan, siempre luchó en su partido y sin embargo nunca obtuvo ninguna nominación. Era un maestro muy llevadero y muy amable con los alumnos.

El profesor Agustín Aguirre Aguirre fue el primer profesor de inglés, más adelante llegaría a dar esta materia el profesor Gregorio Pérez González. Ese primer año comenzó el Curso de Inglés con sistema que todavía no estaban establecidos por la Secretaría de Educación Pública, por lo que cada profesor llevaba su propio sistema de enseñar y su horario de clases estaba sujeto a las obligaciones que tenía con la Mexicana de Aviación, ya que trabajaba como Gerente Local en dicha Compañía, aquí en Tuxpan. Algunas ocasiones podía dar las clases de inglés por la mañana y otras por la tarde, de acuerdo con las horas de itinerario del avión que llegaba. Algunas veces aprovechaba la salida del avión para Tampico o México y se iba a dar clases, ya luego los muchachos regresaban al campo de aviación para hacerle algunas consultas de las actividades que había desarrollado.

La graduación de aquella primera generación de alumnos que egresó de la Escuela de Artes y Oficios en el año de 1957 fue organizada con un baile en la que tocó la Orquesta de Ramón Márquez, el lugar fue en la Junta de Mejoras y la comida fue en el restaurante de “Los Cocoteros” de Don Florentino Ruiz.

El profesor José Pineda López sabiendo que se abriría la Escuela de Enseñanzas Especiales N° 34 en la ciudad de Juchitán, Oaxaca, le pide su cambio al Jefe de Departamento de Enseñanzas Especiales, el Ing. Saúl M. Peralta. En 1963 deja la ciudad de Tuxpan después de haber participado siempre en las principales actividades como el Primer Director de la Escuela de Artes y Oficios.

Hoy después de 50 años nuestra escuela te espera con los brazos abiertas y espera asistas a todos sus eventos en la primera semana de febrero del 2005.


TM TercerMilenio patrocina esta página